HAZ ESTE REMEDIO SÓLO 1 VEZ CADA 5 AÑOS Y OLVÍDATE DE LAS ENFERMEDADES!!!!

Esta receta fue creada por unos antiguos budistas de Tíbet y encontrada en un monasterio y fue hecha con el propósito de desintoxicar el organismo aprovechando al máximo las múltiples propiedades que posee ajo.

El ajo es una de las verduras que tienes más propiedades curativas y al incorporarlo diariamente a tu comida te aporta muchos beneficios para tu salud. Al usar esta cura podrás tener resultados más rápidos ya que está más concentrada.

Este remedio asombroso es tan poderoso que puede curar muchas enfermedades . Pero, es tan fuerte que debe utilizarse una vez en 5 años. Es llamado la Cura Tibetana del Ajo, la cual es a base de ajo macerado, según una receta encontrada en un monasterio budista del Tibet. Desintoxica el cuerpo.

HAZ ESTE REMEDIO SÓLO 1 VEZ CADA 5 AÑOS Y OLVÍDATE DE LAS ENFERMEDADES!!!! SUS BENEFICIOS SON LOS SIGUIENTES, SEGÚN DESCRIBE EL MANUSCRITO TIBETANO:

Limpia el organismo de las grasas y lo libera de los cálculos depositados.

Mejora el metabolismo y disminuye el peso del cuerpo llevándolo al peso normal.

Deshace los coágulos de sangre y vuelve más elásticos todos los vasos sanguíneos curando también la arteriosclerosis.

Cura la isquemia, la sinusitis, la hipertensión y las enfermedades bronco pulmonares.

Cura el diafragma y el miocardio enfermo.

Hace desaparecer el dolor de cabeza.

Cura la trombosis del cerebro, la artritis y la artrosis.

Cura el reumatismo, la gastritis, las úlceras de estómago y las hemorroides.

Absorbe todo tipo de tumores internos y externos.

Cura los disturbios de vista y oído.

En general todo el organismo se recupera.

INGREDIENTES DE LA RECETA

⦁ 350 gr. de ajos preferiblemente ecológicos

⦁ ¼ de litro de alcohol de 70 grados para uso interno

Preparación de la receta

Ponemos los ajos crudos, pelados y machacados o triturados junto con el alcohol en una botella de cristal. La cerramos herméticamente y la metemos en la nevera durante 10 días. Pasado este tiempo

filtraremos el líquido preparado, que puede adquirir un color verdoso, con una malla o tela, lo meteremos de nuevo en la nevera y lo dejaremos tres días más de reposo. Una vez pasado este tiempo podremos empezar con la cura.

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *